Blog

Si Bluetooth es uno de los estándares más farragosos, ¿por qué seguimos usándolo?