Blog

Del cable RF al USB-C: así han evolucionado los conectores de vídeo de PC


No solemos pensar mucho en el cable que conecta nuestro PC con el monitor. Después de todo, una vez puesto en su sitio se puede quedar ahí durante años y, si en algún momento cambiamos de pantalla, lo más probable es que ni siquiera tengamos que utilizar otro nuevo.

La estandarización de los conectores y métodos de transmisión de vídeo ha hecho milagros en la industria informática. Solo hay que ver que en los tiempos del Amiga y los primeros x86 cada equipo podía utilizar una interfaz distinta, mientras que ahora portátiles como un Nitro 5 pueden usar un cable HDMI estándar para conectarse a cualquier monitor o televisor imaginable. Pero llegar a este punto no ha sido fácil.

Estos han sido (y son) los principales conectores de vídeo para PC.

RCA para vídeo compuesto y S-Video

El conector RCA tuvo su puesta de largo con la microinformática y las primeras consolas a partir del diseño de 1940 de la estadounidense Radio Corporation of America, de ahí su nombre. Ideado originalmente para la transmisión de audio, permitió enviar vídeo compuesto a través de cable coaxial (cable RF) usando un conector bastante simple que normalmente vemos en amarillo para diferenciarlo de los rojo y blanco de sonido.

Pero presentaba una pega importante: aparte de gestionar únicamente resolución estándar (480i o 576i, de forma habitual), toda la información de vídeo se transportaba por un único canal. Como resultado, la imagen se suavizaba y no era muy nítida. Además, los cables eran dados a las interferencias, causando distorsiones en la pantalla.

Más adelante llegarían los cables S-Video. Reconocibles por utilizar un conector redondo con varios pines en el extremo del ordenador y un ramal de dos o tres cables con conectores RCA en el destinado al monitor o el televisor, pudimos verlo en los legendarios Atari 800 y Commodore 64.

A diferencia de los cables para vídeo compuesto, las señales monocromo y en color se separaban, brindando una mayor calidad de imagen. Si nuestro microordenador y/o monitor soportaba compuesto y S-Video, esta última era la opción que siempre debíamos escoger.

SCART/Euroconector: por fin llega el RGB

El conector SCART o Euroconector supuso un pequeño punto de inflexión. Diseñado en Francia con el propósito de crear una interfaz física propia de alto rendimiento, brindaba la posibilidad de enviar vídeo con separación de canales RGB (rojo, verde y azul) y excelente calidad para la época. Lo malo era el tamaño de los conectores y la facilidad con la que podían separarse del monitor; tanta como la dificultad para enchufarlos a ciegas. Si lo viviste, lo sufriste.

El conector SCART tuvo una importancia menor en la informática que en el mundo de las consolas, aunque algunos modelos de microordenador incluían cables compatibles o se ofrecieron con adaptadores para usarlos con una tele, incompatible con conectores propietarios como el DB29 del Amiga.

La revolución llega con el VGA

Con él llegó la revolución, y es que fue el primer estándar de facto para todo tipo de ordenadores personales. Lanzado en 1987, trajo consigo el desarrollo de los primeros monitores y las primeras tarjetas de vídeo VGA, con soporte para 320 x 240 píxeles y 256 colores o 640 x 480 y 16 colores o monocromo.

El conector VGA no es fácil de montar y desmontar, por lo que su uso con elementos como proyectores no siempre fue fácil. Pero tenía una gran ventaja: transportaba una señal RGB separada y dejaba mucho espacio para crecer en capacidades. De hecho, algunos monitores profesionales llegaron a alcanzar 1.600 x 1.200 píxeles e incluso 2.048 x 1.536.

DVI: la sustitución digital al VGA

Los conectores DVI aparecieron como la evolución al VGA. Su principal ventaja era que podían transmitir una señal digital (cables DVI-I) además de la analógica (DVI-A), lo que redundaba en una mayor calidad de imagen. Con ellos se acabaron las fuentes borrosas y los contornos mal definidos, soportando una señal pura con hasta 1.920 x 1.200 píxeles con un solo cable. Llegaron a ser tremendamente populares, pero al final aparecieron otros conectores digitales más sofisticados que los hicieron irrelevantes.

HDMI: el estándar televisivo que también llegó al PC

Inicialmente se pensó para televisores, aunque al final terminó llegando también a los monitores de PC. Y se ha convertido en el estándar junto al DisplayPort. Totalmente digital, transporta señal de vídeo compatible con hasta 8K y sonido multicanal. La última revisión del estándar es incluso compatible con tecnologías como el refresco variable adaptativo. Su uso está tan extendido que portátiles gaming como el Acer Nitro 5 incorporan una salida de este tipo para poder jugar a lo grande estés donde estés.

DisplayPort: altas prestaciones para tarjetas gráficas

DisplayPort es el segundo conector más utilizado en la industria informática. Más habitual en monitores que en televisores, posee un tamaño reducido (también hay versiones mini) y transporta tanto audio como vídeo, por lo que es muy equiparable al HDMI, soportando también distintas tecnologías de VRR. Aunque actualmente tiene una interfaz propietaria, sus desarrolladores ya han anunciado que en el futuro cambiará a USB-C, acercándonos al auténtico conector universal.

USB-C: ¿hacia un cable universal?

El último y más reciente conector de vídeo (y audio) es el USB-C. Muy pequeño y totalmente reversible, ya se puede utilizar como salida de vídeo en algunos portátiles compatibles, puesto que la tecnología de salida multimedia Thunderbolt 3 lo adopta como conector base. Asimismo, el futuro USB4 (que solo usará conectores USB-C) también soportará salida de vídeo nativa al integrar la tecnología Thunderbolt 3 en el estándar.

En el futuro, los cables USB-C no solo podrán enviar señal de vídeo y audio a nuestros monitores, sino que también podrán alimentarlos. La norma USB4 contempla transmisión de electricidad a hasta 240 W, así que por fin podríamos encontrarnos ante el auténtico cable universal que tanto anhelamos.

Si vas a jugar, asegúrate de que tu equipo sea compatible con cualquier monitor

Actualmente coexisten tres conectores digitales distintos (HDMI, DP y USB-C), pero solo el HDMI se puede considerar el estándar al estar presente en todo tipo de monitores, así como en cualquier televisor lanzado durante los últimos 15 años. Es por ello que, ante la tesitura de no poder incluir tantos puertos como un PC de sobremesa, Acer ha decidido integrar un conector HDMI en el Nitro 5. Que es sin duda el mejor conector posible para un portátil.

Gaming o no, este tipo de equipos han sido diseñados para ir de un lado a otro, y solo contando con el conector más extendido del mundo podremos asegurarnos de poder enchufarlo donde queramos. Asimismo, gracias a la potencia de su hardware AMD y las tarjetas GeForce de última generación, disfrutarás de los últimos juegos a toda pantalla igual o mejor que con una consola de última generación.

Imágenes | Acer, Backpack Studio, Umberto NURS (CC BY-SA 4.0), Smial (FreeArt 1.3), D-Kuru (CC BY-SA 3.0 AT),
Mishaal Zahed

Mr Píxel

Leave a Reply


Your email address will not be published. Required fields are marked *