Blog

Aunque el reconocimiento facial ya sea una realidad, no es una realidad fiable